Cobarde, perezoso, débil o campeón

El cobarde nunca comienza, el perezoso nunca termina, el débil nunca persiste, el campeón nunca se rinde.

No te rindas
No te rindas

¿Y tú qué eres?

¿Eres un cobarde que nunca llega a empezar a luchar por sus sueños? ¿Eres un perezoso que se detiene en cuanto llegan las primeras dificultades? ¿Eres débil y no insistes lo suficiente para lograr tus objetivos?

¿Eres una persona ganadora que no se rinde hasta que alcanza su sueño?

Es tu decisión. Tú eliges cuál de estas tres personas has sido hasta ahora y, sobre todo, cuál de estas personas serás a partir de este momento. En este mismo momento puedes cambiar el rumbo de tu vida. Tan solo necesitas un poco de motivación personal.

¿Tienes un sueño? ¿Tienes un objetivo? ¿Te gustaría conseguir algo?

Si has contestado afirmativamente a cualquiera de estas tres preguntas y todavía no lo has conseguido quizá deberías plantearte si tienes la mentalidad adecuada. Todos los grandes éxitos se consiguen con mucho esfuerzo y perseverancia.

Thomas A. Edison, antes de dar con el filamento adecuado para fabricar las primeras bombillas eléctricas probó más de 6.000 sustancias y combinaciones diferentes. La mayoría se habrían dado por vencidos, pero él perseveró hasta encontrar el adecuado. Cuando le preguntaban, antes de conseguirlo, decía “No he fracasado, he encontrado 6.000 materiales que no sirven. Seguiré buscando”

Esa es la actitud del ganador: perseverar hasta conseguir el objetivo, insistir hasta el final, no rendirse jamás.

¿Que hay que hacer alcanzar los objetivos?

Alcanzarlos no será fácil y deberás establecer un plan para lograrlo, pero lo primero que debes hacer sí es sencillo: debes tener una mentalidad ganadora. No una mentalidad cobarde, ni una mentalidad perezosa, ni una mentalidad débil. Una mentalidad ganadora que nunca se rinde es lo que llevará a conseguir tus sueños.

Todos queremos seguir a personas así. Esa mentalidad luchadora y ganadora es una señal de liderazgo.

Expresa lo que quieres conseguir alto y claro. Escríbelo, anota las razones por las que quieres lograrlo y guarda bien el papel. Eso te ayudará en los momentos difíciles. Escribir debajo algunas frases de motivación también te ayudará. Pero recuerda, pase lo que pase no te rindas. Si lo enfocas adecuadamente, cada caída, cada fracaso, cada dificultad se convertirán en peldaños de una escalera que te llevará al éxito.

El cobarde nunca comienza, el perezoso nunca termina, el débil nunca persiste, el campeón nunca se rinde.

Y si no quieres perderte ninguna de nuestras frases y textos de motivación te puedes suscribir con tu e-mail.

Un comentario Añadir valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *