Toma los senderos que te llevan a la cima

Para llegar a la cima hay que tomar senderos que te llevan hacia arriba. Tener objetivos, planificar, tomar riesgos y asumir responsabilidades.

Escoge tu camino y escogerás tu destino
Escoge tu camino y escogerás tu destino

Escoge tu camino

En la vida llegan momentos en que nos encontramos en un cruce de caminos y llega el momento de elegir. Hay caminos amplios, despejados, asfaltados y cuesta abajo y por otro lado senderos hacia arriba, estrechos, escarpados y con charcos.

La decisión es tuya, pero si quieres llegar alto deberás escoger los senderos que van hacia arriba.

Lo más cómodo sería escoger el camino amplio y despejado que va cuesta abajo, pero si quieres ir hacia arriba debes tener claro tu objetivo y huir de la comodidad y la facilidad. Como decía Don Quijote:

Huyo de la vida regalada, de la ambición y la hipocresía, y busco para mi propia gloria la senda más angosta y difícil. ¿Es eso, de tonto y mentecato?

Si quieres alcanzar tus objetivos debes tomar las decisiones correctas, aunque en muchas ocasiones supongan salir de la cómoda autovía y tomar estrechos senderos hacia arriba.

Aprobar una oposición, ganar una competición, crear una empresa,  conquistar a la persona deseada, alcanzar tus metas en la vida… Cualquiera de estos retos vale la pena y si vale la pena todos los esfuerzos que hagas se verán recompensados.

Recuerda el famoso proverbio:

Si es fantástico, no será fácil y si es fácil, no será fantástico !!

Muchos montañeros se han dejado la vida en montañas como el Everest, el K2 y muchas otras. Sabían que estaba asumiendo un riesgo muy grande, pero la posibilidad de alcanzar su sueño, de conseguir su meta, superaba con creces el riesgo. Tomaron la decisión de arriesgarlo todo. ¿Es esa es la actitud adecuada?

Por supuesto, no se trata de hacer locuras. Antes de iniciar la escalada decisiva ha habido detrás años, muchos años, de sueños, de entrenamiento, de preparación, de planificación, de conocimiento personal y superación,… Se trata siempre de asumir el riesgo, pero siendo conscientes de lo que vamos a hacer. Esa SÍ es la actitud adecuada.

Planificamos, nos preparamos y cuando llega el momento… saltamos !!

Nuestras vidas en la montaña

La montaña es una magnífica metáfora de la vida:

  • Hay personas que siempre caminan por las laderas y los valles y con eso están satisfechas.
  • Hay otras personas a las que les gustaría llegar a la cima, pero no se atreven a dejar la comodidad de los valles y las laderas.
  • Y por último tenemos a las personas que sueñan con la cima y después de preparase y planificar la mejor ruta, llega un amanecer y salen caminando, paso a paso pero con decisión hacia la cumbre !!

Conclusión

Recuerda, tú escoge el camino. Pero si quieres llegar a la cima, antes o después deberás seguir los senderos que van hacia arriba.

Si te ha parecido interesante y quieres recibir de vez en cuando algún texto similar nos puedes seguir en Facebook o suscribirte por e-mail. También te interesará: consigue lo que mereces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *