Superar las 10 causas más comunes del fracaso

Un barco está seguro en el puerto, pero no fue construido para eso.

Sal a navegar
Sal a navegar

Las 10 principales causas del fracaso

En muchas ocasiones somos nuestro peor enemigo, cuando nosotros mismos levantamos obstáculos en el camino que nos conduce al éxito y la felicidad. Eso nos hace perder la motivación.

Pero seamos sinceros. Las principales causas de fracasar en conseguir aquello que deseamos están relacionadas con lo que somos y lo que hacemos. Eso tiene la desventaja de que no podemos culpar a los demás, pero tiene la ventaja de que lo podemos cambiar pues depende de nosotros.

Vamos a descubrir la diez causas más comunes del fracaso. Serán diez reflexiones de superación. Vamos a conocerlas y superarlas, aunque solo lo hagamos con algunas de ellas, y así eliminaremos una buena parte de los obstáculos en nuestro camino hacia nuestros sueños.

Obstáculo 1: El viejo truco de culpar a los demás

Lo hemos colocado en primer lugar porque probablemente sea el más común de los problemas. Desde que somos niños aprendemos a culpar a otros de nuestros errores o de las situaciones que provocamos. Y eso nos acompaña a lo largo de toda la vida bloqueando nuestras propias posibilidades porque ¿si es culpa de los demás cómo lo voy a cambiar?.

Salgamos del error. Reconozcamos nuestra participación en lo que ocurre y será el primer paso para modificar la situación. Esa es además una de las claves del liderazgo exitoso.

Obstáculo 2: La rápida tendencia a culparnos a nosotros mismos

En ocasiones nos decimos “¿cómo he sido tan tonto? ¿qué fácil ha sido engañarme? ¿porqué siempre meto la pata?” y cosas similares.

No es que realmente lo creamos. Es que es la forma más cómoda de atenuar un fracaso y quitarnos el peso de la responsabilidad. En lugar de luchar y afrontarlo para evitar que se repita, nos conformamos culpándonos y asumiendo que no podíamos evitarlo.

No nos culpemos. Cambiemos lo necesario para que no vuelva a ocurrir.

Obstáculo 3: No tener ninguna meta

Este es un obstáculo más importante de lo que parece. Si no sabemos dónde queremos llegar, ¿cómo vamos a llegar?. Debemos tener una meta y un plan para alcanzarla.

Una persona debe saber hacia dónde quiere ir, si es que desea llegar a alguna parte. Las personas que tienen una meta definida y un plan que les indica el camino aprovechan al máximo sus energías y caminan derechas hacia el éxito.

Si tropiezan, se levantan, modifican el plan si es necesario y vuelven a caminar hacia la meta. Esa debe ser nuestra actitud.

Obstáculo 4: Elegir metas equivocadas

Debemos tener cuidado a la hora de elegir nuestras metas pues podemos estar equivocados. Seguro que hemos oído la frase:

Ten cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad

Elegir la meta equivocada nos llevará a malgastar nuestro tiempo y nuestras energías y si además, finalmente, llegamos a alcanzarla no nos producirá ninguna felicidad. Eso es una gran tristeza, pues hay personas que descubren a los 50, los 60 o los 70 años que han dedicado la mayor parte de su vida a algo que realmente no querían.

Reflexionemos y elijamos la meta adecuada. No nos dejemos llevar por lo que dicen los demás.

Un barco está seguro en el puerto, pero no fue construido para eso.

Continuar leyendo Superar las 10 causas más comunes del fracaso – segunda parte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *