Ser valiente

Ser valiente no significa no tener miedo. Ser valiente significa avanzar a pesar de tener miedo.

Supera el miedo
Supera el miedo

Avanzar a pesar del miedo

Ante situaciones nuevas o arriesgadas, situaciones en las que nos jugamos mucho, momentos en los que tenemos que dar un paso al frente es normal tener miedo. El miedo es un síntoma de que se trata de un momento importante. Prepara nuestro cuerpo y nuestra mente para dar lo mejor, pero…

Pero ese miedo no debe detenernos. Hay que avanzar superando nuestros miedos. Eso nos hará más fuertes. Los valientes también tienen miedo, pero son capaces de superarlo en los momentos importantes.

Los valientes son miedosos capaces de superar sus miedos.

Cómo superar el miedo

Podemos aprender a superar el miedo en esas situaciones importantes en las que puede llegar a paralizarnos. Eso le ocurre a todo el mundo, incluso muchos grandes deportistas (futbolistas, tenistas, nadadoras,…) han tenido que recurrir a ayuda para superar sus miedos, en ocasiones incluso el “miedo a ganar”, que les impedían dar el máximo rendimiento en los torneos importantes.

Pasos para superar el miedo

  1. Admitirlo y reconocerlo
  2. Describirlo
  3. Imaginar el resultado deseado
  4. Controlar el miedo

Vamos a comentarlos brevemente.

Paso 1 – Admitir y reconocer el miedo

Quizá sea el paso más difícil pues nos cuesta reconocer las dificultades. Para ayudarnos debemos dejar que salga a la superficie y tratar de reconocerlo e identificarlo claramente. ¿A qué tenemos miedo? Es muy conveniente anotarlo por escrito e incluso llevar un pequeño diario con los pasos que vamos dando para superarlo. Eso nos ayudará en otras situaciones similares y reforzará nuestro control.

Esa es una de las características del liderazgo. Ser capaz de reconocer los propios miedos para afrontarlos.

Paso 2 – Describir el miedo

Para superarlo es importante describir nuestro miedo con detalle. ¿Cómo comenzó? ¿Qué es lo que lo produce? ¿Cómo nos afecta? ¿Qué efectos negativos tiene sobre nosotros?

Dedicar unos minutos a reflexionar sobre ello y anotarlo con el máximo detalle en el diario antes mencionado nos ayudará a definir los límites de nuestro miedo.

Debemos contener nuestro miedo como el agua que se encuentra dentro de un vaso. Si no lo hacemos, el miedo se derrama como el agua y acaba por empapar todo nuestro comportamiento en esa situación.

Paso 3 – Imaginar el resultado deseado

La visualización es una técnica poderosa que utilizan todo tipo de personas de éxito, desde campeones del mundo de Moto GP hasta líderes de grandes empresas mundiales de Internet, pasando por todo tipo de profesionales. Es un elemento fundamental en el coaching y la motivación.

Imagina tu objetivo, visualiza tu meta.

Una vez visualizado tu objetivo con detalle debes planificar pequeños pasos que te lleven a conseguirlo.

Y a partir de ese momento la palabra claves es “acción”. Hay que actuar, hay que dar esos pequeños pasos que te llevan hacia la meta. Son como pequeños escalones de la escalera que te llevará a conseguir lo que deseas.

Te vendrá bien anotar un tu diario para superar el miedo unas cuantas frases de motivación que te impulsen antes de cada pequeño paso.

Paso 4 – Controlar el miedo

Esto tiene el nombre técnico de “desensibilización gradual“. Se trata de que cada uno de los pequeños pasos de tu plan te enfrenten poco a poco con tu miedo para superarlo.

Por ejemplo, si tienes miedo a la arañas, comienza por enfrentarte a dibujos de arañas. Cuando puedas controlar tu reacción prueba con fotos. Un vez superado, trata de barrer alguna telaraña o araña ya muerta. Luego puedes pasar a observarlas en el jardín y así hasta donde quieras llegar.

Si se trata de un miedo más abstracto, como el miedo a hablar en público o a establecer una relación con esa persona que te atrae, empieza también por pequeños pasos sencillos que puedas ir superando. Eso te dará confianza para afrontar los siguientes y irá poniendo límites cada vez más pequeños a tu miedo hasta controlarlo completamente.

Conclusión

Recuerda que no se trata de eliminar el miedo. El miedo a lo desconocido, el miedo a nuevas situaciones, el miedo en los momentos importantes,… Todos ellos son beneficiosos pues ponen nuestro cuerpo en alerta y preparado para dar lo mejor. Pero eso solo ocurrirá si somos capaces de superar nuestro miedo y pasar a la acción.

Ser valiente no significa no tener miedo. Ser valiente significa avanzar a pesar de tener miedo.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos y frases de motivación te puedes suscribir con tu e-mail.

Suscripción por e-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *