Frases de motivación en El Quijote

En El Quijote, obra maestra de la literatura universal, podemos encontrar muy buenas frases de motivación. Aquí tienes una selección de las 83 mejores.

Frases de motivación del Quijote
Frases de motivación del Quijote

Las frases y refranes de Cervantes en El Quijote

El Quijote, de Miguel de Cervantes, es la obra más traducida y leída del mundo, tras la Biblia. En ella Cervantes nos ofrece una gran cantidad de frases célebres y citas famosas que pone en boca de Quijote, de su fiel escudero, Sancho, o de los diversos personajes que aparecen. Frases como “No es oro todo lo que reluce” o “Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.”.

Pero además podemos encontrar decenas de frases de motivación e inspiración para estudiar, para el deporte, para superar malos momentos o para esas situaciones en que necesitamos un pequeño impulso. Aquí tienes 83 frases que hemos seleccionado para ti:

83 frases de motivación en El Quijote

Son frases motivadoras que aparecen en El Quijote, puestas en boca del protagonista, también de Sancho Panza y de otros personajes.

Al bien hacer jamás le falta premio.

Amistades que son ciertas nadie las puede turbar.

Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.

Aún entre los demonios hay unos peores que otros, y entre muchos malos hombres suele haber alguno bueno.

Cada uno es artífice de su propia ventura.

Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces.

Como no estás experimentado en las cosas del mundo, todas las cosas que tienen algo de dificultad te parecen imposibles.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Dad crédito a las obras y no a las palabras.

De altos espíritus es apreciar las cosas altas.

De gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe.

De las miserias suele ser alivio una compañía.

Después de las tinieblas espero la luz.

Don Quijote soy, y mi profesión la de andante caballería. Son mis leyes, el deshacer entuertos, prodigar el bien y evitar el mal. Huyo de la vida regalada, de la ambición y la hipocresía, y busco para mi propia gloria la senda más angosta y difícil. ¿Es eso, de tonto y mentecato?.

Donde una puerta se cierra, otra se abre.

El agradecimiento que sólo consiste en el deseo, es cosa muerta, como es muerta la fe sin obras.

El amor junta los cetros con los cayados; la grandeza con la bajeza; hace posible lo imposible; iguala diferentes estados y viene a ser poderoso como la muerte.

El amor nunca hizo ningún cobarde.

El andar tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos.

El hacer bien a villanos es echar agua al mar.

El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo.

El mejor cimiento y zanja del mundo es el dinero.

El que esta para morir siempre suele hablar verdades.

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

El que no sabe gozar de La ventura cuando le viene, no se debe quejar sí se pasa.

El retirar no es huir, ni el esperar es cordura, cuando el peligro sobrepuja a la esperanza.

El sueño es el alivio de las miserias para los que las sufren despiertos.

El valor reside en el término medio entre la cobardía y la temeridad.

El ver mucho y leer mucho aviva los ingenios de los hombres.

En el arte de la marinería más sabe el más simple marinero, que el mayor letrado del mundo.

En las desventuras comunes se reconcilian los ánimos y se estrechan las amistades.

En los casos arduos y dificultosos, en un mismo punto han de andar el consejo y la obra.

Es bueno mandar aunque sea un hato de ganado.

Es la enmienda en el que yerra, atrás de su salvación.

Es mejor ser loado de los pocos sabios que burlado de los muchos necios.

Esta que llaman fortuna, es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba.

Habla con reposo, pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo; que toda afectación es mala.

La alabanza propia envilece.

La buena y verdadera amistad no puede ni debe ser sospechosa de nada.

La diligencia es madre de la buenaventura.

La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.

La grandeza del rey resplandece más en el misericordioso que justiciero.

La guerra, así como es madrastra de los cobardes, es la madre de los valientes.

La honra del amo descubre la del criado; según esto, mira a quién sirves y verás cuán honrado serás.

La libertad es una de las más agradables virtudes de quien engendra la fama.

La libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso.

La verdadera nobleza consiste en la virtud.

Las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada.

Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia.

Los deseos se alimentan de esperanzas.

Los males que no tienen fuerza para acabar la vida, no han de tenerla para acabar la paciencia.

Más hermoso parece el soldado muerto en la batalla que sano en la huida.

Más vale buena esperanza que ruin posesión.

Más vale el buen nombre que las muchas riquezas.

Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón.

Más vale un toma que dos te daré.

Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo.

Mientras se gana algo no se pierde nada.

Nada hay más pequeño que un grande dominado por el orgullo.

Necio es, muy necio, el que, descubriendo un secreto a otro, le pide encarecidamente que lo calle.

No cargues todo el rigor de la ley al delincuente; que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo.

No desees y serás el hombre más rico del mundo.

No hay más alta virtud que la prudencia.

No hay memoria a quien el tiempo no acabe, ni dolor que la muerte no consuma.

No huye el que se retira.

No importa el resultado sólo el esfuerzo vale.

No puede haber gracia donde no hay discreción.

No seas, ni siempre riguroso, ni siempre blando.

Nunca vivió bien la crueldad con la valentía.

Oficio que no da de comer a su dueño, no vale dos habas.

Oh memoria, enemiga mortal de mi descanso.

Para todo hay remedio, si no es para la muerte.

Por la calle del ya voy, se va a la casa del nunca.

Sabe más el tonto en su casa, que el sabio en la ajena.

Se breve en tus razonamientos, que ninguno hay gustoso si es largo.

Se moderado con tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día.

Se va a la plaza del nunca por la calle del ya voy.

Tanto más fatiga el bien deseado cuanto más cerca está la esperanza de poseerlo.

Tanto más se escudriñan las faltas de un impreso, cuanto mayor es la fama de quien lo compuso.

Todo sale en la lavada.

Un buen arrepentimiento es la mejor medicina que tienen las enfermedades del alma.

Una confidencia, por lo general, tiene tanto de confianza como de indiscreción.

Conclusión

Es fácil comprender porqué El Quijote es una de las mejores obras de la literatura universal. Solo estas 83 frases motivadoras e inspiradoras serían suficientes para ello. No hay que tratar de leerlas todas de golpe sino ir recorriendo con la vista, detenernos en alguna, leerla con atención y utilizar la enseñanza tras unos momentos de reflexión.

Y si quieres más, en los siguientes enlaces encontrarás frases para estudiantes, frases para deportistas, frases para opositores y muchas más. También te puedes suscribir para que te las enviemos directamente a tu e-mail.

Suscripción por e-mail

Frases de motivación en Facebook

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *