Dispara tu flecha hacia adelante

Recuerda que para lanzar una flecha primero hay que tirar de ella hacia atrás. Aprovecha el retroceso para tomar fuerza. Dispara tu flecha hacia delante.

Dispara tu flecha hacia delante
Dispara tu flecha hacia delante

No siempre podemos avanzar

Si no tenemos claros nuestros objetivos casi todo nos dará igual. Seremos como barcos a merced del viento y la marea. No tendremos el control sobre nuestras vidas.

Pero si tenemos nuestro objetivo y un plan para alcanzarlo entonces sí. Sí que tenemos las riendas de nuestra vida. Sabemos lo que hacemos y por qué lo hacemos.

Aún así, teniendo el objetivo, el plan y el compromiso de alcanzarlo no encontraremos momentos llenos de dificultades. Momentos en los que parece que no avanzamos. Momentos en los hay que retroceder.

No te preocupes. Es parte del juego. En cualquier sendero hay momentos en los que se retrocede para sortear un árbol, para alcanzar un puente sobre un río o para encontrar una ruta más directa hacia la cumbre.

Retroceder te puede servir para tomar impulso

Piensa en los obstáculos que aparecen en tu camino como piensa el arquero que va a lanzar una flecha. Para lanzarla hacia adelante hay que tirar de ella hacia atrás. Y cuanto más atrás tiramos de ella más fuerte será el impulso y llegará más lejos.

En los momentos de retroceso piensa que estás tomando impulso para avanzar todavía con más energía y determinación.

Ocurre lo mismo que cuando te hundes en el agua. Llega un momento en que tocas el fondo y eso te permite saltar con mucha más fuerza hacia arriba.

Aprovecha la lección y sigue adelante

En la conocida canción “It´s a rainy day“, de ICE MC, se dice:

Bad times in life are like a telephone.
You never know when it’s about ring.
But when it rings, just pick it up and receive.
When you’ve finished, put down the receiver, and carry on
Cause the sun will always shine !!

Que traducido sería:

Los malos momentos son como una llamada de teléfono. Nunca sabes cuando va a sonar. Pero cuando suene descuelga y contesta. Al acabar cuelga y continúa adelante. Porque el Sol siempre brillará !!

Es un buen consejo.

En los malos momentos, abre el paraguas y aguanta el chaparrón. Las nubes pasarán y el Sol volverá a brillar.

Recuerda siempre que habrá momentos en los que tengas que retroceder. Pero nunca pierdas de vista tu objetivo. Modifica tus planes si hace falta para lograrlo.

Como un buen arquero, calcula la fuerza del viento, apunta bien y aprovecha el retroceso de la flecha para salir con más fuerza hacia el objetivo !!

Si te ha parecido interesante y quieres recibir de vez en cuando algún texto similar nos puedes seguir en Facebook o suscribirte por e-mail. También te interesará: Tus acciones marcan tu destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *